Ciencia

Chile: programa de restauración forestal llevó a la deforestación de bosques naturales

Tabla de contenidos

Wikimedia Commons

Un equipo internacional de ambientalistas concluyó que el programa de subsidio de 40 años para la reforestación en Chile fue ineficaz. Una de las fallas obvias: en algunos casos, con el propósito de crear plantaciones forestales, se vieron reducidos los bosques naturales. Según los cálculos publicados en Nature Sustainability, el programa de subsidios habría sido más efectivo si hubiera prohibido el uso de los territorios ocupados por bosques naturales para las plantaciones.

Antecedentes

Para hacer frente a los efectos del cambio climático y la reducción de la biodiversidad, algunos países están financiando proyectos de restauración forestal a gran escala. Los gobiernos subsidian la plantación de árboles para restaurar la deforestación, aumentar el secuestro de carbono y crear hábitats para otras especies.

Sin embargo, esto a menudo lleva a que los árboles comercialmente rentables (por ejemplo, árboles frutales) se cultiven principalmente y, como resultado, aparezcan plantaciones monoculturales en lugar de bosques naturales.

Las autoridades chilenas llevaron a cabo uno de los mayores proyectos de restauración forestal entre 1974 y 2012: el gobierno protegió los desembarques de la expropiación y compensó la mayoría de los costos. Otros países de América del Sur también han utilizado este programa como modelo, pero hasta ahora no se ha llevado a cabo un análisis exhaustivo del efecto de los subsidios en la restauración de los bosques naturales, el secuestro de carbono y la biodiversidad.

Los investigadores sospechan que el proyecto podría haber hecho más daño que bien, por ejemplo, se sabe que las empresas forestales talan bosques naturales para cultivar plantaciones en su lugar bajo el programa de subsidios.

El análisis  

Ahora ambientalistas de Estados Unidos y Chile, liderados por Robert Heilmayr de la Universidad de California, Santa Bárbara, estudiaron mapas satelitales del uso de la tierra en Chile desde 1986 hasta 2011. Con su ayuda, los científicos modelaron 3 escenarios: el programa de subsidios bajo la ley de 1974, la ausencia de subsidios y subsidios que se aplicarían solo a áreas no cubiertas por bosques naturales.

Los investigadores utilizaron 4 modelos: econométrico, que determinó la rentabilidad de varios tipos de uso de la tierra en diferentes condiciones; modelo de Monte Carlo, que predijo el uso del suelo en función de tres escenarios de subsidio; modelo de contabilidad de carbono; y metaanálisis de la investigación en biodiversidad.


A la izquierda: un mapa de uso de la tierra en Chile en 1986 (los bosques naturales son verdes y las plantaciones, rojas); al medio: el costo de alquilar tierras para plantaciones; y a la derecha: la probabilidad de usar tierra para plantaciones en 2011 
Robert Heilmayr, Cristian Echeverría & Eric Lambin / Nature Sustainability, 2020

Después de 1986, más de un millón de hectáreas, que anteriormente estaban cubiertas por bosques naturales (337 mil hectáreas), arbustos (515 mil hectáreas) y tierras agrícolas (710 mil hectáreas), pasaron bajo plantaciones forestales.

Según el modelo econométrico, sin subsidios, el área de plantaciones forestales también hubiese aumentado, debido al hecho de que el cultivo de plantaciones es beneficioso en sí mismo, y sería solo 3.28% menos. Y si los subsidios no cubrieran la deforestación para las plantaciones, sería posible restaurar solo 13 mil hectáreas. Por otro lado, el 4,7% de los bosques perdidos durante los 40 años del programa fueron talados precisamente por los subsidios; impidieron la restauración natural de tres mil hectáreas de bosques naturales debido a áreas cubiertas con arbustos o tierras agrícolas fronterizas.

Otras conclusiones

En el siguiente paso, los ecologistas calcularon cuánto carbono se almacenaría en 3 escenarios. Para esto, tomaron en cuenta las diferencias regionales: en las regiones centrales de Chile, se almacena aún más carbono en las plantaciones que en los bosques naturales, mientras que en otras áreas esta relación puede ser opuesta. Por ejemplo, los bosques valdivianos contienen 146 toneladas de carbono por hectárea y las plantaciones vecinas solo 37.

En general, de 1986 a 2011 en Chile, el stock de carbono aumentó en un 2% debido a un aumento doble en el área de plantación y a pesar de una disminución en el área de bosque natural en un 13%. Si no hubiera subsidios, sería posible mantener una reserva de carbono 0.8% mayor, y si los subsidios no cubrieran áreas ocupadas por bosques naturales, sería 10% mayor.

Los científicos también calcularon que los subsidios aceleraron la disminución de la biodiversidad en Chile debido a la expansión de las plantaciones debido a los bosques naturales; la diversidad de especies de estos últimos es mucho mayor. Según los investigadores, una reducción del 3.76% en la biodiversidad se debe precisamente a los subsidios. Si no se talaran los bosques naturales, la disminución de la diversidad de especies disminuiría en un 78%.

Como este trabajo ha demostrado, el modelo chileno de reforestación puede mejorarse. Y se pueden cultivar nuevos árboles de acuerdo con programas mejorados en todo el mundo: los ecologistas han encontrado 900 millones de hectáreas de tierra que pueden ser plantadas con árboles. Tal área de bosques puede unir 205 gigatoneladas de carbono.

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

N+1: artículos científicos, noticias de ciencia, cosmos, gadgets, tecnología

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Entradas relacionadas